Hurt Locker

Debo ver Precious antes de que la quiten…

Hey!

Ya tenía mucho, mucho tiempo, sin ir al cine… Tanto que me perdí Alice In Wonderland… aunque me dijeron que no estuvo tan buena.

Pues no sé, pero ya que una vez más me quedé encerrada en la ciudad en un puente (vaya pérdida), decidí ir mucho al cine. Así que, con el tiempo y la tranquilidad de la ciudad de mi lado, me lancé a ver The Hurt Locker (2008), filme que ganó el Oscar más codiciado, esto es, el de mejor película. Éste fue dirigido por Kathryn Bigelow (just for the record, es la ex de James Cameron, quien también contendió en esta categoría por Avatar (2009)), y cuenta, principalmente, con las actuaciones de Jeremy Renner (Sargento William James), Anthony Mackie (Sargento J.T. Sanborn), y Brian Geraghty (el Especialista O. Eldridge).

El filme comienza con una cita del libro War is a force that gives us meanings, del periodista Chris Hedges: ‘The rush of battle is a potent and often lethal addiction, for war is a drug,’ con la que es posible inferir el perfil del protagonista. La historia se desarrolla en el contexto de la guerra de Irak, donde el  veterano Sargento James (Renner), cuya especialidad es desactivar bombas, llega para reemplazar al recién fallecido líder de un escuadrón, de modo que le toca hacer equipo con el Sargento Sanborn (Mackie) y con el terriblemente shockeado por los horrores de lo que ha vivido durante la guerra, el Especialista Eldridge (Geraghty).

Al principio, la película resulta interesante, aunque luego el ritmo la torna demasiado lenta, por lo que puede llegar a causar tedio en los espectadores. A título personal, les diré que me impresionó el parecido de Renner con Kiefer Suderland (Jack Bauer en la famosísima serie 24), y algo que me intrigó fue que los perfiles que tienen tanto el personaje de Bauer como el del Sargento Williams son el mismo: son personas adictas a la adrenalina que les causa el trabajo de campo, y que son incapaces de tener tranquilidad en sus vidas, pues el llamado de la aventura les es sencillamente irresistible.

Al terminar la película, concluí que no sabía bien por qué había sido considerada la mejor película del año. Un tanto desilusionada pensé que si The Hurt Locker fue lo mejor, mis ganas de ver el resto de los filmes que ganaron algún Oscar ya no era tan fuerte como antes. Una amiga, Florsie, me recordó eso que yo simplemente dejé de lado en ese instante de contrariedad: The Hurt Locker ganó “1. Porque es de Irak 2. Porque es ojete. 3. Porque la dirigió una mujer y al día siguiente era el día internacional de la mujer.” No puedo resumirlo mejor. Dicho eso, lo que sí puedo es decirles que la vean porque ganó, pero quizá podrían resistirse a los encantos de acudir al cine, y en su lugar comprarla o rentarla, de modo que puedan ahorrarse el estacionamiento y las compras en la dulcería. Por lo pronto, xoxo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s